Uncategorized

"Adoremos siempre los designios de Dios. Vivámoslos en perfecto abandono,

solamente así encontraremos la paz»  (Cayena 04 – 08 – 1832